Victimización homicida de mujeres – PEV

Victimización homicida de mujeres

Liliana Onofre y Tzikuri Martínez, estudiantes del Doctorado en Ciencia Política – CIDE

Dentro de las distintas formas de violencia que se ejercen contra las mujeres, se conjugan elementos que agravan sus manifestaciones y prevalencia. A esta realidad, se suma la dificultad de contar con datos que permitan identificar dinámicas geográficas y temporales que posibiliten una mejor comprensión del fenómeno.

Ante este panorama, el Programa de Estudios sobre la Violencia (PEV) del Centro de investigación y Docencia Económicas ha trabajado en la difusión de una serie de investigaciones que buscan entender y atender la violencia contra las mujeres. En este marco, el pasado 19 de febrero, tuvo lugar la primera sesión del Seminario de Investigación del PEV, en la que se presentó y comentó el trabajo de Ricardo Massa (LNPP-CIDE), Gustavo Fondevila (DEJ-CIDE) y Enrique García-Tejeda (DPP-CIDE): Female homicide victimization in Mexico: A group-based trajectory and spatial study.

En esta investigación los autores analizaron las trayectorias de los casos de homicidio de mujeres a nivel estatal, en el contexto de la Guerra contra el Narcotráfico declarada en el año 2006 por el entonces Presidente Felipe Calderón Hinojosa. A través de un análisis espacial y la agrupación de estados en clusters donde el número de observaciones es más similar entre sí, dan cuenta de la existencia de comportamientos regionales heterogéneos que sugieren que los estados que aplicaron de manera activa la política de Guerra contra las Drogas experimentaron niveles más altos y concentrados de victimización homicida de mujeres.

Como parte de sus hallazgos se confirmó la hipótesis de que durante el periodo presidencial de Felipe Calderón se registró un aumento en la tasa de homicidios de mujeres y una concentración espacial estadísticamente significativa en la región noreste del país. Sin embargo, para el cluster conformado por Estado de México, Guerrero, Sinaloa y Jalisco, el aumento de homicidios de mujeres se mantuvo incluso después del periodo presidencial de Calderón.

La investigación señala que este último hallazgo puede deberse a dos factores. En primer lugar, a que la retirada de las Fuerzas Armadas en el sexenio de Enrique Peña Nieto fue progresiva, siendo las entidades de Estado de México, Guerrero, Sinaloa y Jalisco de las últimas en ver este retiro. En segundo lugar, que dichos estados se convirtieron en centros de operación del Cártel de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación y los Zetas, por lo que la violencia continuó.

La Dra. Laura Atuesta, coordinadora del Programa de Política de Drogas del CIDE estuvo a cargo de la discusión del artículo y compartió la necesidad de ahondar en el papel de la creciente militarización del país, más allá de la Guerra contra las Drogas, pues con la llegada de Enrique Peña Nieto, la Secretaría de Marina comenzó a operar en el territorio nacional y, por su parte, Andrés Manuel López Obrador creó la Guardia Nacional como cuerpo militar encargado de realizar tareas de Seguridad Pública.

Al respecto, la Dra. Atuesta compartió algunos de los hallazgos del Informe Las dos guerras, publicado por Intersecta, mostrando que los crecientes enfrentamientos de la SEDENA y la SEMAR entre el 2007 y el 2018 han contribuido a la crisis actual de la violencia contra las mujeres.

Adicionalmente, se discutió la relevancia de analizar también los homicidios que acontecieron en los hogares, debido a que el Informe de Intersecta dejó ver que los enfrentamientos de las Fuerzas Armadas están asociados a un incremento de los homicidios de mujeres cometidos tanto en la casa, como en la calle, con arma de fuego y sin arma de fuego.

En la discusión más amplia con el público participante, se apuntó a la necesidad de investigar la victimización homicida de mujeres en los estados de Campeche, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán debido a que el trabajo de Massa, Fondevila y García-Tejeda identificó tendencias estables de homicidios de mujeres en esta zona, con independencia de la Guerra contra las Drogas. Se discutió también la importancia de analizar con mayor detenimiento el nivel municipal, en el que ya trabajan los autores en un próximo artículo.

Cabe señalar que la importancia del artículo de Massa, Fondevila y García-Tejeda se puede observar en de dos vías. En el marco teórico de la criminología del desarrollo el trabajo es innovador debido a que utiliza a los estados como unidades de análisis en lugar de individuos, así como su uso del tiempo como dimensión de similitudes y diferencias. Por otra parte, el texto analiza el problema de la violencia dirigida a las mujeres desde una perspectiva poco común: se enfoca en la variación a nivel subnacional y se dirige a llenar los vacíos existentes con respecto a la creación de datos.

En suma, el intercambio de reflexiones puso de manifiesto la amplia agenda y preguntas de investigación abiertas para comprender las dinámicas de las violencias contra las mujeres en contextos militarizados, además de poner en la mesa la necesidad de incorporar métodos diversos en su estudio, combinando diseños de investigación cuantitativos y cualitativos para un entendimiento integral. Asimismo, dejó ver que la vulnerabilidad de las mujeres aumenta en contextos violentos derivados de políticas nacionales de seguridad pública, como lo es la Guerra contra el Narcotráfico, abriendo la puerta a la generación de nuevas investigaciones que atiendan los retos del subregistro de homicidios de mujeres y de contar con datos que permitan analizar tanto el impacto como el papel de las mujeres en contextos de violencia a nivel regional y municipal.